“Ojalá algún día sea campeón del mundo”

Home / Carreras / Resultados / “Ojalá algún día sea campeón del mundo”

“Ojalá algún día sea campeón del mundo”

LAURA RODRÍGUEZ.- Tercero en la general a tan solo 48 puntos del líder, Arón Canet llega casi al ecuador del Mundial con el objetivo de sumar el mayor número de puntos posible. Os presentamos a la punta de lanza española del equipo Estrella Galicia 0,0, un candidato a tener en cuenta en la lucha por lo máximo en la categoría de Moto3.

¿Quién es Arón Canet?
Arón Canet es un chico normal que entrena mucho (risas) y que corre en el Mundial de Motociclismo en la categoría de Moto3.

Tres cualidades que te definan.
Extrovertido, nervioso y un poco impaciente.

¿Y encima de la moto?
Ahí todo lo contrario. Soy un piloto que piensa mucho, muy relajado y que pilota muy suave.

¿Qué fue lo que te llevó a ser piloto?
Mi padre me regaló una moto cuando tenía tres años, una réplica de Mick Doohan. Empezó todo como un hobby, yendo incluso con las dos ruedecillas. ¡Aprendí antes a montar en moto que en bici! Con 5 años corrí en karts e hice algún podio, pero pronto le dije a mi padre que prefería las dos ruedas. Así que con esa decisión fue cuando empezó todo.

Si no fueras piloto, ¿qué serías?
Yo creo que sería ciclista. Aunque también me llama mucho la atención la carrera de militar; mi padre lo era de joven y, no me preguntes porqué, pero sé que me gustaría.

Cuando llegaste al Mundial, ¿qué fue lo primero que pensaste?
Pensé en todos los campeonatos que había perdido, todas las malas rachas y todas las veces que había llorado de pequeño. Si en ese momento en el que lo pasaba mal me hubiesen dicho que con dieciséis años firmaría con el Team Estrella Galicia 0,0 para llevar una moto oficial y correr en el Campeonato del Mundo, seguro que me habría cambiado la cara y hubiese sacado una sonrisa enorme. ¡Ojalá lo hubiera sabido entonces!

El año pasado fue tu debut en el Mundial. ¿Esperabas hacerlo tan bien como ‘rookie’?
No me esperaba para nada estar delante y ni mucho menos hacer un podio. A mediados de temporada sí que empecé a ver que podía llegar a estar arriba, pero cuando entré en el Mundial lo hice con mucho respeto. Hace años, en 80, veía a Enea Bastianini o a Romano Fenati y pensaba que eran pilotos mayores con mucha experiencia en pista. Luego, competir con ellos me daba bastante respeto.

En lo que llevamos de temporada ya has demostrado que eres un candidato a tener en cuenta en la lucha por el título. Antes de empezar en Qatar, ¿qué objetivo tenías?
Estar en el grupo de delante en la mayoría de carreras posible.

¿Y tras los dos podio y la victoria?
Ahora quiero ser un piloto regular en cabeza de carrera y sumar el mayor número de puntos posibles.

En Jerez conseguiste tu primera victoria mundialista y la primera del año. ¿Es un circuito especial ahora?
¡Ahora sí! Antes era una pista que se me daba bastante mal… pero la primera victoria siempre se te queda grabada. Así que eso ya queda en mi historia.

¿Cuándo cruzaste por meta qué te vino a la cabeza?
Todas las malas épocas, las caídas y las discusiones con mi preparador físico, que además me acompañaba en los circuitos la temporada pasada. Él siempre me decía que tenía que pensar más con la cabeza y tirar menos de corazón. Siempre me ayuda mucho, así que se lo dediqué a él.

Luego, en frío, ¿qué fue lo que pensaste?
He sido ganador de una carrera en el Mundial de Motociclismo, por lo que puedo tachar un sueño más de la lista. ¡Aunque todavía me quedan muchos por cumplir!

¿Cómo cuál?
Ojalá algún día sea campeón del mundo. Este creo que es el sueño de cualquier niño que empieza a correr.

¿Lo ves posible?
Si no lo viera posible no creo que estuviera corriendo. De momento, estamos terceros en la general en mi segunda temporada, así que creo que tengo potencial para tratar de conseguirlo. Igualmente, debo tener los pies en la tierra y seguir trabajando de la misma manera. Si no llega este año, puede llegar el otro y sino, el siguiente. Esperemos que algún año llegue.

¿Cuál es la carrera que esperas con más ganas este año?
La que más esperaba era Austin, luego Le Mans, pero ahora, de las que quedan por ejemplo la de Australia, donde subí al podio por primera vez. Sin embargo, la mejor del año siempre es Cheste, mi carrera de casa, con mis amigos y familia. No me gusta decirlo, pero reconozco que correr en casa siempre suma un plus, la afición te ayuda a conseguir esas décimas de más.

¿Arón Canet le tiene miedo a algo?
Sí, le tengo pánico a tener una lesión grave.

Y para terminar: ¿Cuál es tu mejor recuerdo encima de una moto?
Tengo tres. El primero fue en 2011, cuando gané el Campeonato de España a Fabio Quartararo en la última curva de la última vuelta. Él entonces ya era un pilotazo y yo, de la nada, pude ganarle cuando nadie lo había logrado hasta la fecha. Después, mi primer podio mundialista en Australia y, más recientemente, mi primera victoria en Moto3 en Jerez.

Recent Posts

Start typing and press Enter to search